Call to Action (CTA) en e-mail marketing: el secreto del éxito

El diseño de la llamada a la acción es un aspecto importantísimo para generar clics y direccionar al lector a realizar la acción propuesta. Aunque mucho piensen que es una cuestión meramente visual, la verdad es que la forma en la que construimos el botón puede marcar toda la diferencia en el resultado de la conversión.

Call to Action (CTA) en e-mail marketing: el secreto del éxito | E-goi

La pregunta es: ¿entonces existe una estrategia tras el botón de la CTA? Y las respuesta es sí. Tenemos que dominarlas todas para conseguir el deseado engagement del cliente y que de esta forma las personas sigan tus orientaciones, porque es para ésto para lo que sirve la CTA ¿no?

Cuida las características del botón

El primer consejo es: el botón ha de estar en un lugar visible. De nada sirve indicar una acción si la persona no identifica rápidamente donde puede ejecutarla. Una buena estrategia es hacer lo mismo que haces cuando quieres que alguien mire exactamente hacia algún lugar: apuntar. Pero con tranquilidad, nada de enormes mensajes parpadeantes que a la legua huelen a SPAM. ¡Puedes provocar la reacción contraria!

Muestra al lector dónde debe hacer clic. Sombras, efectos 3D, bordes y gradientes influyen a la hora de que la persona decida rápidamente, ya que facilitan el procesamiento visual. Una buena técnica es dejar un pequeño espacio en blanco en torno al botón, para que la CTA destaque del texto.

El tamaño importa. No existe una regla, pero es importante que se pueda visualizar bien pero que no sea desproporcionado respecto al resto de la campaña (a no ser que tengamos un motivo concreto e intencional). Y por supuesto, que no se pueda confundir con el resto de elementos de la página ¿vale?

Posiciona con estrategia

La CTA al inicio del e-mail es una buena práctica, principalmente en e-commerces. Cuando indicas acciones rápidas, es un convite directo y eficiente, ya que está bien visible y no corre el riesgo de que la persona no lo vea al no terminar tu e-mail del todo. Para descargar aplicaciones esta es la posición adecuada también.

Por otro lado, si la propuesta de valor es más elaborada, pide más detalles y el lector necesita estar atento a las condiciones, el rodapié puede ser una estrategia más acertada, ya que no “presiona” tanto como la llamada al principio.

El usuario lee con más atención y llega a la CTA sabiendo si está preparado o no para hacer clic. Es una buena opción si pretendemos una relación a largo plazo. La verdad es que no existe ninguna respuesta correcta: existe la posición que se ajusta mejor a tu estrategia. Estudia la percepción visual para posicionar los elementos.

Orienta las acciones

Hablando de apuntar, el texto, evidentemente, debe acompañar esta idea. Usa el discurso en primera persona para crear la necesidad de hacer clic. Puedes usar frases que enfaticen la urgencia a la acción o también influir en el lector de otras formas como usando el una cuenta a trás.

De acuerdo con lo que nos propongamos con nuestra Call To Action, podemos aplicarlas testando lo que nos de más resultados para el objetivo de nuestra campaña.

Además de dominar gatillos mentales para componer tu CTA, hay consejos puntuales para usar en el texto: usa un verbo en imperativo y deja un beneficios escondido en la propuesta. Por ejemplo:

  • encuentra la tienda más cercana;
  • haz clic y descarga nuestro e-book;
  • para saber más;
  • prueba completamente gratis;
  • conviértete en un especialista;
  • gastos de envío gratis;
  • inscríbete en nuestra newsletter.

Estas herramientas de persuasión son imprescindibles ya que las personas solemos actuar sin pensar, apenas respondiendo al estímulo, que ni siquiera percibimos recibir.

Planea qué colores usar

Hablando del diseño del la call to action, no podemos obviar lo que puede llamar más la atención que el propio formato del botón o, propiamente el texto dentro del mismo: los colores. Existe un concepto llamado alar de design call to action, não podemos deixar de fora o que pode chamar mais atenção que o formato do botão ou, propriamente, o texto dentro dele: as cores. Existe un efecto llamado de Von Restorff. La idea es que los colores aislados guían al lector dentro de tu campaña de e-mail marketing, Utiliza las proporciones de la regla 60-30-10: escoge una paleta y, al destacar tres colores, aplica esta proporción dentro del diseño. Por ejemplo:

  • el amarillo más claro en la mayoría del el layout;
  • naranja en menor proporción en ciertos puntos de atención;
  • rojo para la CTA, ya que al ser el más fuerte debe estar en el elemento que necesitamos que se recuerde.

El amarillo y el rojo acostumbran a llamar la atención, por eso son colores ampliamente utilizados.

Recordemos que tenemos que tener en cuenta también la psicología de los colores. Como el rojo da sensación de riesgo y el amarillo es el color de prestar atención, una buena opción es usar el naranja, que es una mezcla entre el estado de atención con la estimulación del rojo. Amazon, por ejemplo, lo usa bastante.

De acuerdo con el contenido de tu campaña, un color que despierte una u otra emoción puede tener más sentido. Además, considera también a tu público objetivo y , por supuesto, la identidad visual de tu marca.

Segmenta

Todo lo que hemos comentado para construir una CTA con un retorno adecuado, incluso el grado de proximidad con el cliente o el visual que estamos utilizando depende directamente de la fase en la que nuestro lead/comprador se encuentre. Al ser de este modo, no dejes de usar los recursos del e-mail marketing para crear una atmósfera que favorezca el momento, sin dejar de lado el factor inclusivo.

Además de esto, los resultados de cada acción sirven para crear tus líneas directrices. Lo acertado o errado que hayamos hecho dentro de la campaña, dependerá de las tasas de clics y de conversión. A partir de este análisis, puedes destacar grupos de CTAs que reportaron más resultados y replicarlos en campañas futuras.

Acompañar los frutos que has plantado es parte imprescindible para cualquier estrategia. En este sentido, cuando hablamos de productos o servicios, calidad es sinónimo de satisfacción del cliente. Por cierto ¿conoces la forma en la que trabajar este indicador para perfeccionar tus acciones? ¡Sigamos aprendiendo entonces!

Y cualquier duda, sugerencia o pregunta ¡escríbenos un comentario!

¡Ya sabes que nos encanta leerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.