Entra por los ojos: Cómo crear asuntos de e-mail marketing atractivos

Por norma general sólo tenemos una fracción de segundo para conseguir que una persona abra nuestro e-mail, por eso, es esencial que el asunto sea más que llamativo: irresistible.

Asuntos e-mail atractivos | E-goi

Tu empresa no quiere pasar desapercibida ¿verdad? Para llamar la atención en un mercado tan competitivo como el actual, tenemos que usar todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance. Conseguir que nuestro cliente haga clic en el e-mail que le hemos enviado, es una puerta abierta. La cuestión aquí es cómo resultar irresistibles en la bandeja de entrada, comenzando, claro está, por el asunto del mensaje.

Toda la gente quiere más clics y, consecuentemente más ventas. Por lo tanto, la solución es conocer la fórmula para llamar la atención de tu destinatario, conquistar el clic inicial, y, de esa forma, destacar entre tantos mensajes… pero ¿realmente existe dicha fórmula?

¡Veamos en qué consiste!

¿Qué importancia tiene el asunto en e-mail marketing? 

¿Cuál es la finalidad de un e-mail que nunca se abrió? Así es: ninguna. De nada sirve crear una campaña increíble, llena de contenidos interesantes si tu cliente no termina abriendo el mensaje.

Considerando este pequeño gran detalle, el próximo paso es conocer el responsable de “incitar el clic que abre el e-mail” que, por supuesto es — redoble de tambores — la estrella de nuestro post: el asunto de e-mail marketing.

A continuación encontrarás 6 consejos increíbles para conocer, de una vez por todas, cómo crear el asunto perfecto para nuestros e-mail y, así, garantizar los clics.

1. Sé específico

Ok, ya sabemos que debemos llamar la atención del público a través del asunto, pero tal vez no sepas que ese mensaje puede ser recortado al ser visualizado desde el móvil. ¡Así es! Únicamente aparecen los primeros 47 caracteres del asunto y del texto de apoyo o snippet.

Es bastante común que las personas usen el texto del encabezado como el mensaje predeterminado, por ejemplo, “Ver como página web” (lo cual, admitámoslo, no es nada emocionante, ¿no crees?).

Una forma de resolver el problema es utilizar también todos los espacios para seducir al cliente y, por supuesto, olvidarse de los prolegómenos e ir directos al grano. Por lo tanto, en vez de usar como asunto “Prepárate para el verano con nuestra promoción de gafas de sol — Visualizar como página web”, usa algo como “El Verano va a llegar” (asunto) y “Gafas de sol con un 50% de descuento” (snippet).

2. Intenta usar preguntas

Considera estas tres preguntas: 

  • ¿Son tus e-mails abiertos con entusiasmo?
  • ¿Tu marca está perdiendo la oportunidad de ser escuchada?
  • ¿Cuáles son los asuntos de e-mail marketing más llamativos?

Ahora una más ¿hemos conseguido llamar tu atención? Utilizar preguntas es una estrategia super eficiente para captar la atención del lector. Eso sí, al usar esta estrategia, ten mucho cuidado de no dar la respuesta justo all comienzo del correo electrónico, o de na responderla en absoluto.

La mejor forma de aplicar el consejo es cuestionar algo en el asunto e ir desgranando la respuesta a lo largo del mensaje. De esta forma la curiosidad de descubrir la solución es más grande, y la posibilidad de ser leído con entusiasmo aumenta.

3. Personaliza el asunto

Tu cliente espera un contenido hecho para él. Todos sabemos que las bandejas de entrada están repletas de asuntos genéricos que pueden ser recibidos por cualquiera. Personalizar nuestro mensaje es una óptima forma de sobresalir en ese mar de mensajes.

Vamos a imaginar que tu negocio es una tienda para mascotas en las que tenemos dos buyer personas: los dueños de perros y los dueños de gatos. En el mundo de los e-mails “siempre enviados y casi nunca leídos” está el asunto “Comprueba las novedades para tu mascota” por poner un ejemplo. Aplicando la personalización, existen formas mucho más asertivas de escribir el asunto del e-mail:

  • para dueños de gatos: “¡tu gato merece lo mejor!”;
    para dueños de perros: “¡tu perro adorará este juguete!

Llamar al lector por su nombre también es una idea magnífica. Usa tu base de datos para conocer mejor a tus clientes y sus intereses y ofrece siempre más de lo que ofrece tu competencia. ¡Es el momento de ser más creativos!

4. Cuidado con las palabras que usas

Las famosas palabras spam deben permanecer lejos de nuestros asuntos de e-mail. Nunca olvides que tu mensaje no será el único en la bandeja de entrada de tu cliente por lo que debe destacarse (en este caso, no escribiendo palabras ya manidas)

Pensando en esto, no uses palabras que son generalmente utilizadas por la gran mayoría de las empresas. Pueden ser consideradas spam fácilmente. Algunos ejemplos son las expresiones: sólo hoy, oferta, gratis, etc.

5. Usa emojis

No pienses que la parte visual sólo puede utilizarse en el cuerpo del e-mail. Los emojis son una forma de usar las reacciones emocionales, ya que cada uno está asociado a una expresión única. ¡Un punto nuestro favor para que el usuario abra el mensaje!

Quizá pienses que la edad de nuestro público objetivo puede limitar la utilización de emojis, pero es un error. Su uso se ha convertido en algo cotidiano, quizá por la asiduidad con la que escribimos por WhatsApp o redes sociales.

Intenta no mantener un padrón en el uso de los emojis, ya que, acaban por perder el factor diferenciador y entran al grupo de “elementos sin relevancia”. Al igual que ocurre con todo lo que hemos comentado, para que funcionen, es necesario tener cautela, atención y ser consecuentes con el contexto.

6. Genera curiosidad

Con sólo los 47 caracteres que son visualizados, tenemos que llamar la atención del lector. Cuenta con el factor “despertar la curiosidad” para arrasar con tu mensaje. Veamos algunos ejemplos de lo que estamos hablando:

  • ¡el secreto que siempre quisiste conocer! — para hablar sobre contenidos relevantes para la buyer persona;
  • ¡la mayor oportunidad de todos los tiempos! — para presentar una promoción;
  • ¡deja de mirar y no comprar! — para la estrategia de carrito abandonado o de visualización de un producto ya visitado y no adquirido.

Tras leer este post lleno de opciones relevantes para crear un buen (y eficaz) asunto de e-mail marketing, de aquí en adelante será más fácil llamar la atención de tus clientes ¿no crees? Es importante entender la reacción de tu público, ya que, al final de cuentas, no existe una fórmula mágica para conquistar clientes: el secreto es ir probando y midiendo hasta alcanzar el éxito.

Hablando de éxito ¿quienes son los destinatarios de tus e-mails? Crear una lista de contactos de calidad es el siguiente paso que tenemos que tener en cuenta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.